Sobre el proyecto

¿Cómo aumentar la productividad agrícola sin dañar el medio ambiente? Este es uno de los grandes desafíos del mundo actual y lo que impulsa al Proyecto Rural Sostenible – Cerrado. Durante cuatro años (2019-2023), se realizarán acciones con productores rurales y otros actores en los estados de Goiás, Minas Gerais, Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, en 100 municipios, promoviendo tecnologías de bajo carbono para mejorar el acceso a asistencia técnica, capacitación y crédito, así como el fortalecimiento de las organizaciones productivas locales.

Somos financiados por el Fondo Internacional para el Clima del Gobierno del Reino Unido, en cooperación con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento (MAPA) como beneficiario institucional. El Instituto Brasileño para el Desarrollo y la Sostenibilidad (IABS) es responsable por la ejecución y administración del proyecto y la Asociación Red ILPF, a través de la Embrapa, se encarga de la coordinación científica y el apoyo técnico.

Acuerdo Institucional
Objetivos

El objetivo general del proyecto es mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y aumentar los ingresos de los pequeños y medianos productores del bioma del Cerrado (Sabana), promoviendo la adopción de tecnologías productivas de bajo carbono. El proyecto ejecutará actividades que mejoren el acceso de los productores a la asistencia técnica, la capacitación y el crédito, así como acciones para fortalecer las organizaciones productivas locales con el fin de promover la comercialización de su producción agrícola. Además, mejorará las capacidades de los prestadores locales de servicios de asistencia técnica (instituciones y profesionales individuales) para trabajar con tecnologías de baja emisión de carbono.

También forman parte de nuestra labor acciones de sensibilización, formación, capacitación e investigación, ya sea con la participación de escuelas o instituciones de investigación o de la propia comunidad local, con talleres de empoderamiento para diversos públicos.

El logro de esos objetivos será posible gracias a la adopción de sistemas de integración de cultivos, ganadería y bosque (ILPF) y a la recuperación de pastos degradados.

Objetivos, plazos y presupuesto
Frentes de acción

About the project

How to increase agricultural productivity without harming the environment? That is one of the world’s grand challenges today, and it is the driver of the Sustainable Rural Project – Cerrado. For four years (2019-2023), the project will work with rural producers and other actors in the Brazilian states of Goiás, Minas Gerais, Mato Grosso, and Mato Grosso do Sul in 101 municipalities, promoting the adoption of low carbon technologies by improving access to technical assistance, training, and credit, as well as strengthening local productive organizations.

We are financed by the United Kingdom International Climate Finance (ICF) in cooperation with the Inter-American Development Bank (IADB), with the Ministry of Agriculture, Livestock, and Supply of Brazil (MAPA) as the institutional beneficiary. The Brazilian Institute for Development and Sustainability (IABS) is responsible for the execution and administration of the project and the ILPF Network Association – through the Brazilian Agricultural Research Corporation (Embrapa) – is responsible for scientific coordination and technical support.

Público objetivo

Área de actuación

Área de actuación

El Cerrado es el segundo bioma más grande de América del Sur, está compuesto por sabanas y pastos en medio de humedales y bosques tropicales, situados en las tierras altas del Brasil central. Corresponde al 22% del territorio brasileño, cubriendo más de 2 millones de km². De su superficie total, el 30% está ocupada por pastos y el 12% por cultivos agrícolas, principalmente de soja. El Cerrado abarca los estados de Goiás, Tocantins, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Minas Gerais, Bahia, Maranhão, Piauí, Rondônia, Paraná, São Paulo y el Distrito Federal.

También es en este bioma donde se encuentran los manantiales de las tres cuencas fluviales más grandes de Sudamérica (Amazonas/Tocantins, San Francisco y Plata). En otras palabras, ¡estamos hablando de un bioma con un potencial sin igual y una vasta biodiversidad! Nuestro Cerrado es reconocido como la sabana más rica del mundo, albergando casi 12.000 especies de plantas nativas catalogadas.

Los estados que componen este bioma se encuentran entre los mayores productores de carne de vacuno y cereales del Brasil y, por consiguiente, han sido testigos de importantes cambios en la vegetación y uso de la tierra.

El proyecto opera en cuatro estados: Goiás, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul y Minas Gerais. Se contemplarán 100 municipios que tengan un porcentaje significativo de pastos degradados, altas tasas de deforestación y que sean aptos para la introducción de sistemas de producción integrados.

La rica realidad brasileña nos hace trabajar con propiedades rurales diversificadas. Hay municipios que varían desde unas 6 mil hectáreas (Palmelo – GO) hasta más de un millón y setecientas mil hectáreas (Ribas do Rio Pardo – MS). Es decir, dentro del proyecto, estamos hablando de pequeñas propiedades con límites de hasta 60 hectáreas (Campo Grande – MS) a propiedades medianas con límites máximos de 1.500,00 hectáreas (MT).

Tecnologías

El proyecto promueve la aplicación de tecnologías productivas de bajo carbono, especialmente sistemas de integración de cultivos, ganadería y bosques (ILPF) y la recuperación de pastos degradados. ILPF es una estrategia de producción que integra diferentes actividades agrícolas, ganaderas y forestales en una misma zona, en cultivo consorciado, en sucesión o en rotación, buscando efectos sinérgicos entre sus componentes, considerando la adecuación ambiental y la viabilidad económica. En los sistemas en los que hay un componente arbóreo, el espacio de plantación de los árboles se definirá de acuerdo con los objetivos del productor. Asimismo, la elección de la estrategia a utilizar dependerá de las características de la región y de la propiedad, tales como la proximidad al mercado, la logística, el relieve, el clima, la idoneidad de la propiedad, la maquinaria disponible, entre otras.
A diferencia de los sistemas de monocultivo, en los sistemas de ILPF el productor puede optimizar el uso de la tierra, diversificar sus ingresos y aumentar la productividad, además de reducir la presión por liberar nuevas zonas de cultivo en áreas de vegetación nativa y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero. Los sistemas de ILPF también son una estrategia para recuperar pastos degradados.

El sistema ILPF puede clasificarse en cuatro modalidades: integración entre cultivos, ganadería y bosques (ILPF); integración entre cultivos y bosques (ILF); integración entre cultivos y ganadería (ILP).

La elección de la modalidad más apropiada debe hacerse sobre la base del análisis de las características de la región, las condiciones climáticas y los objetivos de los productores.

La Recuperación de Pastos Degradados (RPD) consiste en técnicas que promueven la recuperación de la capacidad productiva de los pastos degradados, proporcionando un aumento de la productividad de las especies forrajeras. Entre estas técnicas se destaca el uso de la cal y la fertilización de los pastos de acuerdo con el análisis del suelo y la gestión de los pastos, teniendo en cuenta las indicaciones de las especies forrajeras utilizadas y el ajuste de la tasa de concentración.

Galería

Contacto

Prensa

imprensa@iabs.org.br

(61) 9 8405-3943

General

prs-cerrado@iabs.org.br

Mensaje

[]
1 Step 1
keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right

Contacto

Press

imprensa@iabs.org.br

(61) 9 8405 - 3943

General

prs-cerrado@iabs.org.br

Mensaje

[]
1 Step 1
keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right
>